Conoce 7 Trajes típicos mexicanos.

El origen de algunos trajes típicos mexicanos se sitúa en la época prehispánica mientras que el de otros no va más allá del siglo XX. Pese a la diferencia de tiempo, ambos han logrado deslumbrar, tanto a mexicanos como extranjeros, con la calidad de su tela y la elegancia de sus bordados.

 

En México hay muchísimos trajes típicos mexicanos y cada uno está hecho a mano con esmerada delicadeza. Y aunque el origen de algunos ajuares nos transporta hasta la época colonial -como el traje de Yucatán-, hay otros de creación mucho más reciente -un ejemplo es el de Baja California-. No obstante, no importa cuán jóvenes o antiguos sean estos atuendos; cada uno porta elementos representativos de su estado y de nuestro país que los vuelven únicos en el mundo.

Aguascalientes

Este estado es llamado así por los abundantes manantiales de agua cálida que había durante la Colonia. Su traje típico lleva el nombre de “traje representativo oficial de Aguascalientes”, aunque ahora existen muchos otros, gracias a los concursos de trajes que existen en la Feria Nacional de San Marcos.

El diseño del traje típico original es de Jorge Campos Espino. Para hacerlo, Campos tomó como modelo los trajes que tanto hacendadas como campesinas usaban a principios del siglo XX. Consta de una blusa con cuello alto, mangas amplias de los hombros a los codos y ajustadas de los codos a las muñecas y falda amplia.

Estos trajes resaltan por el hermoso trabajo de deshilado y bordado. En la falda suele bordarse a mano o a máquina, la “balaustrada del Jardín de San Marcos”. Los colores del atuendo pueden variar.

Traje típico del estado de Aguascalientes.

Baja California

Este estado fue nombrado -en 1952- como el número 29 de México. A partir de esto, el gobernador quiso que Baja California tuviera un himno, un escudo y un traje que identificara a la región. Es así como el 4 de marzo de 1994 se lanzó una convocatoria para elegir el traje típico de la región.

Concursaron 26 trajes. Entre ellos salió victorioso el  “Flor Cucapá”, confeccionado por María de la Cruz Pulido Vera y fue modelado por una señorita: Rosa María Rodríguez.
Este traje típico mexicano consta de un vestido de cuello redondo, manga corta y falda amplia. Todo el vestido lleva detalles bordados como nopales y peces.

Traje típico de Baja California Sur.

 

 

Campeche

El origen del traje regional campechano se remonta a los tiempos de la Nueva España. Los elementos que componen este traje son de origen colonial y maya. La leyenda cuenta que el traje típico nació cuando las patronas regalaban a sus empleadas trajes 4 veces al año. Estas veces eran durante el Carnaval, las fiestas de San Juan, de San Román y de la Purísima Concepción.

Los trajes que regalaban las patronas eran “huipiles” y faldas de percal o zaraza. Las blusas de los huipiles son cuadradas. En el cuello se bordan flores de cebolla y calabaza.

La falda lleva debajo una pollera blanca o como comúnmente se le conoce: enagua.

El complemento del atuendo era una pañoleta pero ahora se utiliza un reboso de “Santa María”.

Traje típico de Campeche.

 

Chiapas

Sin duda alguna, uno de los trajes típicos mexicanos más hermosos es el de las Chiapanecas. Este consta de un elegante vestido negro, tapizado de flores que es como el encuentro del luto y la celebración de la vida y que se originó a mediados del siglo XX.

Antes de tener este profundo color, el traje fue blanco. Cambió cuando una mujer llamada Eloína Ríos Madrigal, quiso transformarlo así que tiñó con anilina negra el almidón. Después lo cortó, planchó y bordó con tonos matizados. A partir de entonces, el traje comenzó a usarse de color negro.

Cabe señalar que el traje de las Chiapanecas no es el único, también está el de los Parachicos. Este traje se compone de: pantalón negro, camisa blanca, faja roja, chalina bordada, sarape, un pañolón sobre la cabeza y amarrado al cuello y una máscara de color rosado.

 

Guanajuato

El traje típico de Guanajuato es conocido como la “Galereña”. El nombre es gracias a las mujeres galereñas, llamadas así por haber trabajado en las minas o “galeras”. Estas mujeres quebraban piedras afuera de las minas. Esto con el fin de reducir las rocas para poder procesarlas con mayor facilidad.

El atuendo de las galereñas fue transformándose y se adoptó como traje típico del estado. Este traje era un vestido compuesto por varias piezas; una falda de manta llamada Zagalejo, encima una falda de franela roja y adornada con triángulos verdes alrededor de la cintura.

Guerrero

El estado de Guerrero es un lugar rico en cuanto a trajes típicos mexicanos se refiere. En este lugar, cada comunidad tiene su propia estructura cultural. Sin embargo, la mayoría de estas entidades aún conserva sus vestimentas típicas, es por ello que hay varias.

Como ejemplo de esta variedad tenemos el vestido de la mujer amuzga y el traje que portan los hombres durante la “Tigrada de Chilapa” -fiesta celebrada cada 15 de agosto en la parte central de Guerrero con el fin de obtener fertilidad-.

La vestimenta de la mujer amuzga consta de un huipil. Este huipil cambia de acuerdo con los acontecimientos que deseen celebrar. Los huipiles negros, por ejemplo, se usan en los entierros, día de muertos y durante la “pasión de Cristo”. Por otra parte, los tonos alegres se llevan durante las fiestas patronales de mayor importancia.

El ajuar de la Tigrada consta de un traje completo color amarillo y manchas o franjas negras. Se acompaña de una máscara de felino hecha de madera.

Traje de Guerrero, "la Tigrada".

Yucatán

Durante el periodo colonial, Fray Diego de Landa escribió en su libro “Relación de las cosas de Yucatán” que las mujeres de esa región eran “muy honestas en su traje”, a diferencia de las de otros lugares, y es que ellas usaban fustán y jubón debajo del hipil, mientras las de otras regiones “no traían de vestidura más que un saco largo y ancho…”.

Desde ese entonces hasta ahora, los trajes de las mujeres yucatecas continúan usándose y se conocen como hipiles o ternos -conjuntos de 3 cosas-. Aunque, cabe mencionar que el terno solo se usa en fiestas de la vaquería y bodas.

El terno se compone del jubón, hipil y el fustán -además de zapatillas cerradas, joyas como rosarios de filigrana y un rebozo-.

El jubón es “una solapa cuadrada de veinte o más centímetros de ancho que va unida al cuello del hipil”.
El hipil, por su parte, es una camisa larga y sin mangas, decorada con flores bordadas y encajes. El fustán es un medio fondo que se lleva debajo del hipil.

El traje del hombre se compone de un pantalón recto y blanco, una camisa blanca de manga larga y cuello alto y por supuesto, un sombrero blanco de palmilla o jipi.