Gastronomía Mexicana de Cuaresma

Declarada Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad en 2010, la gastronomía mexicana conserva sus propias tradiciones en torno a este periodo santo en las diferentes regiones de la República.

La Cuaresma es el tiempo litúrgico del calendario cristiano destinado a la preparación espiritual de la fiesta de la Pascua. La práctica de la Cuaresma data del siglo IV, y constituye un tiempo de penitencia y de renovación para la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia de ingesta de carne.

La Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza y termina 40 días después con el Domingo de Ramos, día que se inicia la Semana Santa. Paradójicamente, la Cuaresma tiene lugar inmediatamente después de Carnaval que, en términos gastronómicos, supone excesos de comida, bebida y fiesta. Contrariamente a lo que supone el carnaval, una de las características del ciclo de Cuaresma es la austeridad, tanto en la elaboración de los alimentos como en los ingredientes que se emplean. La tradición estipula que el Viernes Santo y el Miércoles de Ceniza debe regir el ayuno y la abstinencia de cualquier tipo de alimento durante todo el día, este sacrificio llega a los Viernes de Cuaresma donde la abstinencia sólo será de alimentos preparados con carne.

Seriouseats

La Cuaresma es considerada como un tiempo para la reflexión, purificación e iluminación, implica abstinencia y práctica del ayuno. En México, la costumbre católica de no comer carnes rojas los viernes de Cuaresma está muy arraigada.

Sin embargo, esta abstinencia de carnes ha permitido generar una rica tradición de platillos diversos e igualmente sabrosos incorporando los alimentos permitidos durante el periodo sagrado del Cristianismo.

Declarada Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad en 2010, la gastronomía mexicana conserva sus propias tradiciones en torno a este periodo santo en las diferentes regiones de la República. Durante este período se elaboran platos con ingredientes sencillos y comunes: vegetales cotidianos como la papa, la calabaza y su flor, el camote, los ejotes, el maíz, los chiles poblanos, el aguacate o el nopal y otros ingredientes y productos indígenas también protagonistas de la tradición culinaria de cuaresma como son los frijoles, lentejas, habas, garbanzos, huitlacoche, tortillas, charales, sardinas, camarones y toda clase de pescados frescos o secos. Algunos platillos como los frijoles caldosos podemos encontrarlos todo el año, pero otros como el pipián o las tortitas de camarón con nopales son propiamente típicas de estas fechas y puede ser más complicado encontrarlos durante el resto del año.

animalgourmet

Así que en estas fechas ¡aprovecha para deleitarte con la rica gastronomía mexicana de Cuaresma! Ve a los mercados, compra productos de temporada y locales y anímate a cocinar estas ricas recetas tradicionales.

Hablar de comida va más allá del mero acto biológico de ingerir alimentos; cocinar es un acto cultural. La comida mexicana es también un reflejo de nuestra cultura, costumbres, hábitos y rituales religiosos. Es importante recordar y mantener estas tradiciones gastronómicas, así que apréndelas, practícalas y pásalas a las siguientes generaciones para mantenerlas vivas.